Teniendo como pretexto el Día Internacional del Gato que se celebró el pasado 8 de Agosto, les traemos un poco de la historia de este particular animal. Primero nos remontaremos al año 3000 A.C, y viajaremos hacia el Antiguo Egipto, donde vivió el primer predecesor del gato doméstico, el gato salvaje africano, el Felis Sylvestris lybica. Éstos empezaron a acercarse a los almacenes de grano egipcios, a lo largo de la ribera del Nilo, atraídos por el gran número de ratas que proliferaban en esos lugares. Cuando las personas notaron la habilidad que tenían los felinos para acabar con las alimañas, los consideraron una solución para acabar con el problema, logrando que fueran valorados y admirados.

En poco tiempo los felinos llegaron a ser sagrados y adorados en todo Egipto por sus habitantes, quienes veían en ellos algunas cualidades divinas, como la aptitud para ver en la oscuridad, que a través de sus ojos se reflejaba la luz del sol y que gozaban de una sorprendente agilidad y de un carácter misterioso y tranquilo. Los egipcios consideraban que cada gato tenía una parte de Bastet, la diosa gata, la cual era representada con cuerpo de mujer y cabeza de gato. Ésta simbolizaba la fertilidad y la maternidad, dándole protección a la familia en general. Uno de los cultos que se le rendía a la diosa Bastet era realizado en los niños, a quienes se les hacía un corte en el brazo y se les vertía unas gotas de sangre de gato sobre la herida.

La popularidad de estos animales llegó a todas las clases sociales, fueron la inspiración para muchos nombres de niños como Mit o Miut e incluso se crearon leyes que los protegían, castigando con pena de muerte a quien matara a uno de ellos, y otras que prohibían su exportación. Los gatos al morir, eran embalsamados y colocados dentro de féretros de madera, mientras su familia guardaba luto, que para la sociedad egipcia se manifestaba afeitándose las cejas. Por otro lado, los gatos también ejercieron una influencia en la estética y la belleza física, creando un ideal basado en el aspecto felino.

En China, alrededor del año 500 A.C, el gato se convirtió en un animal común y os ofrecían como regalo a los emperadores, sin embargo muchos años más tarde, en otras partes del mundo, el gato empezó a ser asociado a malas costumbres, a la vagabundería, a enfermedades y a la brujería. Se creía que el diablo tomaba la forma de éste animal y se les relacionaba con las brujas. Gracias a la Inquisición, miles de estos felinos, junto con las personas que se calificaban de brujas, fueron llevados a la hoguera. Alrededor de los gatos se han creado diferentes supersticiones, unas buenas y otras no tanto, ¿cuáles conoces tu y en cuáles crees?