Y así, poder degustar sus maravillosos caldos, saborear la exquisita gastronomía californiana  tanto en restaurantes galardonados con estrellas Michelin, como en los comedores privados de estas vinerías; deleitaremos nuestra vista con idílicos paisajes y consentiremos nuestros cuerpos en increíbles hoteles que son un remanso de paz y armonía ambiental y, por si fuera poco, terminaremos la experiencia con una noche en la siempre vibrante ciudad de San Francisco.

De California sale el 90 % del vino que se produce en los Estados Unidos y de ese importante volumen, solo el 4% es elaborado en las casi 430 vinerías que hay en Napa Valley.

Un terroir extraordinario perfecto para el cultivo de la vida; si a esto le añadimos los importantísimos avances tecnológicos que en los últimos 40 años se han desarrollado, y aplicado, alrededor de la industria del vino y del inmenso capital invertido por empresas y emprendedores en esa región, el resultado no debería de extrañarnos.

Las bodegas que hemos seleccionado para visitar, no solo elaboran un excelente vino y constituyen joyas arquitectónicas y de arte sino que también tienen bellas historias la cuales los invitamos a explorar durante esta experiencia.